domingo, enero 17, 2010

Hablando de depresión y otros demonios

Cuando era adolescente (siempre he pensado que eso viene de adolecer; que te falten cosas como sentido común por ejemplo), mi pasatiempo favorito era deprimirme; cada semana era un show distinto; ahora me parecen idioteces, peor en ese tiempo la vida para mí era dura y, aunque parezca un cliché, nadie me entendía.

En realidad no sé, porqué escribo esto, pero como todo en esta vida está conectado de una forma u otra le dejo esto a una persona que seguro anda sin rumbo por ahí.

Oye corazón: llorar no te servirá de nada, eso lo hace las hormonas y créeme, todo esto se te pasará en algún tiempo; mientras eso llega averigua que es lo que mejor te sale y aférrate a eso en cuerpo y alma porque de eso depende tu salud mental.
Hay demasiadas cosas buenas por las cuales vivir aunque ahora no las puedas ver y si todo lo demás falla: inscríbete al gimnasio para que al menos dejes un cadáver bonito.

Besos,

Yo

2 comentarios:

El citadino dijo...

Holaaa!
eso me sucedía a mí cuando era adolescente...me gusta tu blog, mucho gusto!

Geminix07 dijo...

Grcias Citadino, espero que te sientas a gusto. Dejame ir a buscarte un cafecito.....

Se ha producido un error en este gadget.