viernes, marzo 25, 2011

Edgar Allan Po


Cuando los teletubbies estaban en su apogeo, mi primo era (es) un mocosito, y le fascinaban, mi abuela, al ser el nieto mas nuevo babeaba por el y le complacía en todo lo que el pidiera. Para colmo el bendito tenia una memoria excelente para los horarios y aunque intentáramos entretenerlo, se acordaba a ultima hora y pedía que le pusieran los jodidos muñecos infernales.


Ahi empezaba el llanto y el crujir de dientes, el llorando por los teletubbies, abuela diciendo que se lo pusieron y nosotros encojonados con el carajito por ser tan (como dirían los argentinos) boludo.




No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.