jueves, diciembre 01, 2011

Aguinaldos, o extorsión navideña

Llega diciembre, y con el llegaron también sus costumbres: angelitos, jengibres, aguinaldos, etc

A mi me gusta mucho el jengibre, con los angelitos uno se entretiene, pero los aguinaldos, argggggggggggg los detesto. 

Para los no dominicanos déjenme explicarles en qué consiste esto acá:

"Un grupo de tígueres de la zona aprovechan la época navideña para joder legalmente a sus vecinos con la excusa de cantar cancioncitas navideñas a cambio de un pequeño aporte monetario"

Para ponerlos en perspectiva imagínese este caso: son las 2.30 am. Con el frío que hace en esta época del año usted está de lo mas acurrucado en su cama, pero de pronto, se despierta sobresaltado por un estremecedor ruido; no se alarme, son sólo los muchachos del barrio cantando canciones de navidad desafinadas, generalmente las mismas canciones una y otra vez, acompañadas de una tambora y una güira. La única manera de detener esta técnica de tortura es pasarle par de $$ para que terminen su concierto improvisado y se vayan para donde el vecino que a usted peor le caiga, previo pago de una suma mayor, jijijiiji, otra victima.

Y ya no voy a escribir mas porque tengo que averiguar donde consigo una olla lo bastante grande como para hervir una lata de aceite completa. No por nada, solo por propósitos educativos. 




3 comentarios:

Anónimo dijo...

no pudiste poner otra foto mejor! gracias!! >_>

MININO dijo...

el aceite es confines historicos del medievo lol

el unico recuerdo que tengo de un aguinaldo fue: abreme la puerta, abreme la puerta, que esto es un atraco o te doy un tiro que esto es un atraco, o te doy un tiro que esto es un atrco.

Geminix Cero Siete dijo...

Si Minino, estoy recreando escenas medievales y necesito darles realismo.

Se ha producido un error en este gadget.